sábado, 28 de diciembre de 2013

Alexander Averin







Alexander Averin
nació en Rusia en 1952.


El tema principal de sus pinturas
son escenas de mujeres rusas jóvenes en prados y jardines,
en las costas del río,
a la sombra o en paisajes marinos.


Sus obras están llenas de calidez
y de sentimientos hacia los niños.
Podemos sentir el aliento del mar Báltico,
la transparencia del aire
y el estado de alegría
y buen ánimo de los niños que juegan en las costas.


Las obras del artista están en colecciones
privadas en Rusia, Francia, Inglaterra,
EEUU, España, Portugal, Italia,
Dinamarca, Japón
y muchos otros países.



a Alexander Averin

Mar...
Recuerdo vibrante en la memoria
que abraza la vida
en el silencio de las horas;
el que hace temblar el pasado
en palabras religiosas.

Mar...
Espejo de encajes gallardos
perdido por infinitos diluvios
que regresa, con análogo compás,
a capitular
con su monotonía de tiempo y vacío.

Luján 2013



viernes, 27 de diciembre de 2013

¿Con quién me desahogo?



Por Noemí Carrizo
Profesora de Letras, periodista y escritora.



En Estados Unidos si uno paga un módica suma, puede contarle sus problemas a una persona que escucha con atención, pero no responde. Los usuarios se sienten satisfechos.

Ahora bien, a mí, como a usted, que me está leyendo, me ha tocado "poner la oreja" a otro desde que tengo memoria. Después de analizar por qué no tengo con quién aliviar mis penas, me di cuenta de que hay algo en mi persona, tal vez relacionado con la soberbia, que me impide hablar de mis preocupaciones.

La gente que me rodea y me quiere bien está ocupada con sus hijos, amistades, compromisos, y sobre todo, con sus comunicaciones por Internet, sus celulares y la programación de la agenda para la semana. Pedirles que desatiendan sus prioridades para contarles que me preocupa la salud mental de un amigo o la propia es hacerles perder un tiempo valioso. Acepto que esa falta de diálogo, no de afecto demorado, me ha hecho retornar al psicoanalista que, aunque no está de acuerdo con mis manifestaciones pesarosas, me escucha. Creo firmemente y perdonen la debilidad, que extraño a mi madre, con la que desde que tengo uso de mis responsabilidades, conté como confesionario de cuánta desazón, agravio, decepción o quebranto me turbó.


Ahora bien,
¿hasta cuándo se es huérfana?.
Mi hija suele responderme que cuento con esta columna
para expandirme con holgura sobre mis alegrías y padecimientos.
¿Qué más puedo reclamar?.
Tiene razón; la identificación me vuelve como una caricia en los mails
y comentarios en Facebook.
Pero soy pretenciosa y ansío un cara a cara,
un ser al cual contarle que me asustan los médicos,
por ejemplo, o que me preocupa la vejez, o que la soledad,
elegida o no, suele volverme atribulada.


Me pregunto aparte de la ausencia de mi madre, en qué momento perdí el derecho a sentirme débil, enojada, resentida, vengadora o pusilánime.


¿Anduve por ahí vendiendo seguridad?


Sospecho que vivimos en una época en el lamento es deleznable. A veces, a solas, converso con la imagen de Jesús y le cuento lo que ya sabe. También busco escabullirme de mí misma viendo por televisión cómo anónimas personas buscan a su padre que las "negó" treinta años.

Claro también están los libros. Pero ocurre que, a veces, es tan potente la necesidad de desembrollar el papiro que me aprieta la garganta que ni siquiera un clásico me arrima al alivio imprescindible.

Ahora comprendo que soy una mal acostumbrada, ya que en etapas no tan lejanas, fui escuchada, alentada comprendida y hasta aconsejada. Pero el Supremo quiso que viviera en una época en que a pocos les importa lo que le ocurre al otro.

Exijo el derecho a ser temerosa y dubitativa e indecisa, al menos un instante. Por favor, que alguien no repita. ¡Tú que eres tan vital y esperanzada!. Cuando me quiebro, ansío solo una recepción sin preconceptos. Alguien detrás de un café que escuche mis pesares e intente admoniciones o consensos.


A usted que me lee,
¿no le pasa lo mismo?



De mi blog



jueves, 26 de diciembre de 2013

La cabaña de la bisabuela Melanie


Obras de Hellen Alligham


Así vivía mi bisabuela Melanie...
primero en Suiza y luego en América.



PAISANA FRANCESA

Tú serás el heredero
de mis trigales galanos,
que sembré con estas manos
en el mísero chalar.
Escucharás a tu abuela,
su majestad tan sufrida,
que luchó por una vida
sin intentar claudicar.

Como perfecta heroína,
desde el establo labriego,
protegeré mi sosiego
con la porfía del ser.
Germinarán los placeres,
se rizarán los caminos,
por las glebas y los trinos...
Es la Patria por crecer.

Nací tras otras esferas
de la magna geografía,
feliz por mi valentía
inepta para mentir.
Los indios se sublevaron
y unidos son la locura,
entregaron la cordura,
con belicoso sentir.

Cautivada por los vientos,
con alma de barrilete,
sepultaré mi florete,
escaparé del rencor.
En el arcón de retazos,
la simiente de la historia
es un retoño de gloria:
la comunión del amor.

Luján 2013



Yo la bauticé  "Paisana Francesa"
porque se casó, en segundas nupcias,
con mi bisabuelo
François Fraix
que llegó de Francia.



sábado, 21 de diciembre de 2013

Un símbolo

Obras de Peggy Abrams


Mi primer y único árbol de Navidad me lo regaló mi mamá
a los tres años.
Era verde con copos de nieve en sus ramas.
Todos los 24 de diciembre mi mamá le compraba algún adorno
nuevo porque decía que traía suerte.
Junto con él,
viví los momentos más felices y también los más tristes.
El tiempo jugaba con las horas genuinas
de mi infancia que se detenían en los libros de aventuras:
soñaba con ser princesa y duende,
brujita que se escondía en un torreón negro,
fantasma sobre telarañas pretéritas...


Aquel arbolito agitaba sus alas que se desdibujaban bajo las guirnaldas,
las campanas y las tarjetas que colgaban de sus brazos
con animosos mensajes de dicha.
Parecía pedir oxígeno entre sus abalorios y era observado
como una diminuta reliquia que atesoraba
la magia de una fecha y la identidad de quien
encendía sus candelas.
Tenía la primavera en su piel de abeto,
despertaba la curiosidad de mi gato Peter,
ocultaba los regalos que traía "el niño Dios".


Los segundos incontables envejecían su rostro lucio,
pero él volvía en sus fotografías amarillas porque era 
el heredero de un nombre.
Si hubiera hablado hubiera pedido risas
a las doce de la noche cuando,
en ciertas épocas,
la tristeza golpeaba sin piedad y sin demoras.
Era como un tren que iba hacia la nada
porque sabía que tenía que emigrar...


Vivió casi cuarenta años.
No creía en milagros; buscaba el sueño
porque estaba agotado de tanta infancia,
de los arabescos sagrados y de las lágrimas.

Se fue a cincelar cometas junto con las estrellas...,
se fue a quitarle la soledad
al alma de mi madre.

Luján 2013


miércoles, 18 de diciembre de 2013

Bienvenido verano!!!




Hoy la fogata se hizo piel
en el alma
y el estío adormeció 
las ansias
con su perfumada geografía.

Luján 2013


Severin Kroyer

lunes, 16 de diciembre de 2013

Simplemente... un té y una flor


Argentina


Hoy quiero compartir el té con ustedes
y con un tema muy navideño: los regalos.

No crean que porque trato estos temas a mí me guste demasiado 
La Navidad.
Yo soy una persona muy melancólica
y estas fechas, por las ausencias, me traen nostalgias,
pero me gusta siempre rescatar
esa magia que me despiertan, ese espíritu profundo...
que va más allá de estar rodeado de gente,
aunque esté sola.


Un regalo es más importante por su significado que por su valor.
Recuerdo algunos que he tenido a lo largo de mi vida,
no muchos,
porque como jamás festejé el cumpleaños
no llegaban demasiados obsequios,
sólo de quien se acordaba
y para mí eso tenía mucho más sentido.


Lo mismo ahora que soy grande.

Recuerdo una muñeca de mi misma estatura que me regaló mi padre
a los tres años.
Era igual que yo... sentí un acercamiento con él en aquel momento
a pesar de mi  poca edad.

Mi papá siempre fue solitario y algo indiferente.


En mi adolescencia y juventud tuve muchos obsequios simbólicos que dejaron huella.
Mi primer novio
me trajo una tarjeta que decía:

"No puedo pensar en nada...
que no sea pensar en ti porque eres lo mejor
que encontré en mi vida."


Otro enamorado
se inspiró con un acróstico:



L inda
U nica
J ovial
A morosa
N ítida


Siempre hasta hoy me han enviado flores, a veces llegaban ramos con un "te quiero" y yo ni siquiera podía imaginar quiénes eran esos ocultos admiradores.

Mi actual pareja me trajo una vez hace tiempo una tarjeta que decía:


"Toda la felicidad y la ternura están en ti
porque eres un ser lleno de hermosos sentimientos"


Recuerdo que cuando me la dio tenía la cara llena de brillos, es que la había estado escribiendo un rato antes...


Yo creo que a veces para mí el mejor regalo
es una palabra, aquella que necesito en los momentos tristes,
aquella que siempre busco y encuentro
en mi mejor amiga Mariel por ejemplo,
quien ha atravesado momentos duros también...

"Nadie conoce mejor a otro
cuando le han tocado destinos parecidos."


En todos los casos,
con una rosa basta...


Quise ilustrar esta entrada con imágenes de La Navidad Argentina, con calor, porque las de nieve son bellísimas pero no son mi realidad. De niña, no pensaba en un Papá Noel abrigado que llegaba en trineo... es que la inocencia es puro corazón, la mente no tiene espacio en ella.



Tiempos de sol dorados
modelando vientos,
que doblegan la bruma
con un beso.

Travesuras
latiendo en la victoria
de cada juego.

Playa,
misterio pueril
del sentimiento.

Luján 2013



Las pinturas son de Susan Harrison-Tustain

sábado, 14 de diciembre de 2013

El maestro Dioscórides





En el primer siglo de la era cristiana surgió la notable figura del griego Pedanio Dioscórides,
considerado el primer gran maestro farmacólogo.
Dioscórides aprovechando su condición de médico viajó por todo el Imperio Romano
y recogió y clasificó centenares de plantas 
según sus propiedades medicinales.


Radicado en Roma en tiempos de Nerón, Dioscórides escribió una vasta obra
en cinco volúmenes que tituló:
"De materia médica".
Se tiene, no obstante sus limitaciones,
como uno de los pilares de la moderna farmacopea.


La organización de los volúmenes de
"De materia médica"
que describe unas seiscientas plantas medicinales,


unos noventa minerales y cerca de treinta sustancias de origen animal
revela la preocupación de Dioscórides 
por sistematizar su trabajo.


El carácter didáctico del mismo fue uno de los factores de que su obra tuviera una gran influencia en su época y en los siglos siguientes llegando a ser traducida al árabe en el siglo IX por los abasíes de Bagdad. Otra traducción al árabe fue hecha en la centuria siguiente por un monje cristiano llamado Nicolás y un judío de nombre Hasdaí ibn Shaprut por encargo del califa andalucí Abd-al-Rhaman III, quien había recibido un ejemplar en griego de "De materia médica", como regalo del emperador bizantino Constantino Porfirogéneta.


The Roman Dioscorides' book, "De Materia Medica"




viernes, 13 de diciembre de 2013

Tiempo de Navidad



Regine Mouraret
_______________________________________________________


Ferrándiz
______________________________________________________


Dean Morrissey
_______________________________________________________


Sandra Kuck
________________________________________________________


Thomas Kinkade
________________________________________________________


Ann Ivone Gilbert
________________________________________________________


Suremith Wulfing
________________________________________________________


Jenny Nyström
________________________________________________________

"Aunque el tiempo transcurra de prisa,
la Navidad nos deja eternos instantes.




Mis libros en Amazon

Mis libros en Amazon
Recuerda... no depende la venta de la calidad de tu obra. No escribas pensando en la ganancia. El verdadero Arte nunca fue apreciado en su propia época.

En la vida lo importante es sentirnos abrigados

En la vida lo importante es sentirnos abrigados
Free background from VintageMadeForYou