Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2017

El silencioso grito de Manuela (Cap II, quinta parte)

Sin embargo, a los quince años tuvieron que operarla por un problema que quedó puertas adentro. Fue trasladada desde Barbastro a Italia para la cirugía que, según los facultativos, era demasiado compleja.
Letizia se recuperó rápido porque esos nuevos aires la alejaron del control de su madre. Julián, quien la acompañó en el viaje, superó las expectativas pues se comportó como un padre contenedor que arrojó luz sobre los oscuros pensamientos de su hija, de la sociedad morbosa y de su círculo familiar. Sumergida en la medianía de una ciudad diferente, Letizia parecía haber crecido por esa experiencia triste que el destino le impuso sin estar preparada.
Manuela hablaba poco del tema pero dirigía su mirada a Encarnación que le alteraba los ánimos con su alboroto. Sus pupilas dilatadas hacían de esos ojos un abismo tan impenetrable como su alma abandonada al castigo de los miedos. Ella seguía siendo una criatura que sufría el desamparo de la muerte en conexión con la supervivencia. La Inq…

El silencioso grito de Manuela (Cap II, cuarta parte)

“¿De quién tengo que cuidarme?”, se preguntaba a menudo Letizia porque no entendía tantas recomendaciones, la obligación de llevar un crucifijo, de regresar con el sol de la tarde, de no hablar con nadie… La infancia y su juego la estaban ahogando porque era muy sensible y su pobreza interior se parecía a la de una novicia a punto de tomar los hábitos. Era piadosa ante los necesitados, fiel a Dios, obligatoriamente temerosa y enfermiza.
-Letizia, amor, reza por mí un rosario entero-le decía Manuela cuando tenía que salir a buscar Encarnación que se había escapado tras saltar el murallón de los jardines. La niña huía por los baldíos con una muñeca despedazada en las manos y su deseo de libertad se manifestaba con esa rebeldía que se burlaba de la uniformidad de Manuela.
Rubia como un sol, Encarnación le pegaba cachetazos a su madre que la traía de regreso a la casa arrastrando las piernas en las baldosas de cemento mientras Letizia trataba de empequeñecerse y de pasar inadvertida. Amb…

¿Dónde se pueden comprar mis libros?

Hola a todos.
Gracias por seguir mi libro por este blog, es un honor para mí y una alegría enorme. Ya lo hice otra vez y lo vuelvo a repetir hasta que salga la nueva edición con una editorial importante de Buenos Aires.

Les cuento que si lo quieren comprar en Amazon en formato e-book

ACÁ

https://www.amazon.com/El-silencioso-grito-Manuela-Spanish-ebook/dp/B01AX0C47I/ref=asap_bc?ie=UTF8

Para lectores de América.

Para España

https://www.amazon.es/silencioso-grito-Manuela-Lujan-fraix-ebook/dp/B01AX0C47I/ref=asap_bc?ie=UTF8

Y en formato libro físico para todos los países. Acá.

http://www.autoreseditores.com/libro/5431/lujan-fraix/el-silencioso-grito-de-manuela.html

Editorial Dunken (papel)

https://www.dunken.org/WEB2014/index.php?opt=2&id_titulo=16329







Tengo mi otro libro que está en el concurso de Amazon pero creo que ya no tiene posibilidades.

LA NOVIA

¿Ella regresó por amor?

Se puede comprar por Amazon en e-book y en papel.

Desde España

https://www.amazon.es/novia-%C2%BFElla-regres%C3%B3-…

El silencioso grito de Manuela (Cap II, tercera parte)

Julián venía a su encuentro con Encarnación en los brazos que se agitaba con intenciones de empezar a caminar. Él la amaba sin condiciones porque la criatura era su mitad, la parte verdadera de su “yo”, el recuerdo desordenado de Rocío y el añoso rostro de sus penas. Tenía su mismo carácter: rebelde, omnipotente, encendido… y lo llamaba con balbuceos sin reparar en su madre.
Manuela, con un jarro en las manos, desaliñada y torpe, los miraba como quien ve un espacio de niebla detrás de un árbol caído. La soledad de su alma cambiaba cuando su mente, arbitraria, le acercaba visiones de un ayer penoso, entonces se refugiaba con su angustia y se entregaba al aroma del romero, de la salvia y del tilo con los ojos enrojecidos y los bolsillos repletos de amuletos. -Dios se ha dormido porque no entiendo su lenguaje-dijo mientras recogía tulipanes para honrar el retrato de Rocío. Esa imagen no envejecía ni con la contemplación del dolor ni de la dicha; sería, por siempre, una cicatriz indelebl…

Editorial Dunken-autores independientes

EDITORIAL DUNKEN te da la oportunidad de publicar tus escritos gratis en antologías compartidas. El sueño de todo escritor.
También te brinda asesoramiento para publicar tu libro con muchas posibilidades de llegar al lector: feria del libro de Buenos Aires, distribución en librerías de todo el país, medios de comunicación... Seguimiento de tus ventas, salón para hacer las presentaciones, etc.
Una oportunidad diferente de acercarte a aquellos que aman los libros. La manera tradicional de publicar tu novela, libro de poemas o de cuentos. El contacto con el público para mí es una experiencia única.
Página oficial
http://www.dunken.org/editar-mi-libro-publicar-libro/index.php
Mis comienzos fueron publicando en antologías compartidas (como 50 o más). Es algo muy gratificante ver tu poema o cuento impreso; fue lento el camino porque seguí estudiando hasta que después de siete años me animé a publicar Amor Verdadero (poemas, 2000).

El silencioso grito de Manuela (Cap II, segunda parte)

La luna y sus estrellas hacían esfuerzos inverosímiles para penetrar por las hendiduras de la casona que parecía un carro viejo anclado en medio del camino. Julián veía por las galerías a monjas que se santiguaban y recogían los huesos de muertos ancestrales, sus rizomas, los jarabes, las mortajas, los cirios… Entre los líquenes, aparecía la gata Máxima cubierta de grillos que se recostaba porque estaba agotada de huir de la persecución de Rocío. ¡Misteriosas preguntas!
Manuela lloraba por los rincones con la criatura en brazos y se sentía inútil para criar a Letizia porque tenía más miedo que antes; era una mujer casta y permanecía, por su propia voluntad, ajena a las miserias de los humanos; sin embargo, Dios se empeñaba en reclamar lo que era suyo. Ella no estaba enojada con el Supremo; lo amaba más que nunca. -No me interesa ser santa, quiero ser digna del cielo-repetía.
Manuela recibía toda la carga de la ausencia de Rocío porque era su madre y a pesar de no tener edad sabía muy…
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...